Mediación Familiar e intergeneracional

El ámbito de la mediación familiar se caracteriza por el tratamiento e intervención en conflictos definidos por rasgos específicos, como son los culturales o la relación intergeneracional de las partes participantes donde se desarrolla el conflicto. El enfrentamiento intergeneracional se alimenta de los diferentes valores y modos de aprendizaje por el que han llegado al estado actual los miembros que se ven inmersos en el conflicto.Proponemos conocer la problemática surgida ante la inadecuada resolución de conflictos familiares e intergeneracionales. Transcendiendo más allá de la crisis de pareja o familia nuclear, para aplicar la técnica de mediación de forma especializada en aquellos conflictos en que intervienen de forma activa dos o más generaciones. Esta peculiaridad de lo intergeneracional está directamente vinculada al estudio de los intereses y de los valores que viven cada una de las generaciones. Que no sólo se han aprendido de forma diferente, sino que culturalmente han graduado en una prioridad jerárquica distinta para cada uno de ellos.El análisis del conflicto, el contexto en que se desarrolla, la búsqueda de alternativas compatibilizando las responsabilidades y derechos de las personas que se ven afectada desde el distinto plano generacional, no solamente puede quedar limitada a la eficacia de la solución, sino que el aspecto emocional y afectivo en el modo en que se viva el planteamiento y la resolución del conflicto puede ser decisoria para alcanzar el objetivo planteado.Otro aspecto destacable en estos conflictos intergeneracionales es la intervención de otros parientes en principio ajenos al conflicto, fuente generadora de interferencias en la comunicación, no sólo en cómo se enfoca el asunto sino cómo se perpetúa a lo largo del tiempo. Como hemos dicho anteriormente la mediación intergeneracional tiene por objeto principal la relación entre padres e hijos y de forma prioritaria en la relación de estos padres con los hijos adolescentes. Sin duda ha sido muy controvertida la conveniencia de que los padres e hijos adolescentes puedan acudir a la mediación para resolver conflictos y ello por dos razones: Por el principio de autoridad que los padres en muchas ocasiones tratan de imponer y que la ley les reconoce por el deber educacional que mantienen frente a los hijos. El segundo argumento para excluir de la mediación este tipo de conflictos es que por algunos especialistas se argumenta, que es más adecuado un tratamiento de contexto terapéutico para enfocar este tipo de asuntos.Los mediadores nos caracterizamos por la flexibilidad en nuestra intervención, y en este tipo de conflictos conllevará una cierta especialización por las particularidades del proceso cuando intervienen padres e hijos adolescentes y puede que algunas de las técnicas que se utilicen sean extrapoladas de la terapia familiar. Este criterio también se ha utilizado en la aplicación de técnicas de comunicación o de información tal y como ocurre en la mediación familiar de pareja.En la mediación intergeneracional será preciso efectuar un análisis previo de los asuntos que son admitidos mediación y aquellos que son excluidos por encontrarnos ante conflictos que por su naturaleza no permiten el acceso a este modo de abordarlos. En este trabajo veremos las características del conflicto entre padres y madres y entre padres y/o madres e hijos adolescentes en situaciones donde existe una alienación. Sin duda la elaboración de las alternativas, contemplando los sentimientos y necesidades de la situación que ha llevado al conflicto y por el que este se mantiene, dependerá de la trayectoria, o de la historia vital de esos vínculos. Aprovechando las distintas escuelas de mediación y las aportaciones que cada una de ellas nos ofrecen, vinculándose a las técnicas claramente de finalidades terapéuticas, educativas y comunicacionales.