Preocupación y Ansidad Generalizada

Imagen de Nicolas

Puede definirse la preocupación como una cadena de pensamientos e imágenes (especialmente pensamientos) cargada con afecto negativo, difícil de controlar y orientada hacia un peligro futuro que se percibe como incontrolable.

Se ha dicho que la preocupación se describe bien con la frase : ¿ “Qué pasaría si…?”.
Las personas con ansiedad generalizada, se preocupan por cosas que es improbable que sucedan o que si ocurren son mucho más manejables y menos dramáticas de lo que aquellas piensan.
¿Por qué surgen las preocupaciones y no otros métodos de afrontamiento de la amenaza? Lo que se teme en el Trastorno por Ansiedad Generalizada no es una amenaza presente, sino una amenaza futura de muy baja probabilidad de ocurrencia para la que no existe ninguna solución tipo acción; así que solo quedarían los recursos de tipo mental y entre estos, ante la carencia de otros más adecuados, la preocupación constante sería un intento de prevenir la amenaza.
Las preocupaciones pueden tener varios efectos, muchos de los cuales ayudan a mantener dichas preocupaciones como la ansiedad.

Efectos de la preocupación:

1. Prevención o reducción del procesamiento emocional de la información amenazante, es decir, la preocupación es una solución ineficaz de problemas, que a corto plazo reduce la ansiedad pero hace que se mantengan las interpretaciones de amenaza, la creencia de poco control sobre las mismas y la ansiedad.

2. Conductas de preocupación. Las preocupaciones generan ansiedad, la cual se intenta controlar por determinadas conductas: las de hacer (evitación activa) o las de no hacer ( evitación pasiva) ciertas actividades con el fin de reducir o prevenir la ansiedad y los supuestos peligros anticipados. Ejemplos serían: llamar frecuentemente a los seres queridos para comprobar que están bien, llamar a los hospitales cuando un hijo que viaja en moto se retrasa, llegar con antelación a las citas, consultar frecuentemente al médico por síntomas propios o de familiares, pedir tranquilización a los amigos sobre estos síntomas, asegurarse en exceso que un trabajo está bien hecho, rehuir conversaciones incómodas, posponer actividades, no aceptar invitaciones a reuniones sociales… Estas conductas de preocupación contribuyen a mantener las preocupaciones y las interpretaciones de amenaza.

Efectos de las creencias negativas y preocuparse:
a) Más atención a los pensamientos negativos, e intentos de controlarlos, pero esto paradójicamente hacen que se incrementen. (intención paradójica).
b) Conductas dirigidas a buscar tranquilización y prevenir los peligros.
c) Respuestas emocionales y otros síntomas, como incremento de ansiedad y tensión, problemas de concentración, perturbaciones del sueño…

 

TRATAMIENTO:
• RELAJACIÓN

• REESTRUCTURACIÓN COGNITIVA
- Autorregistro de pensamientos negativos, ansiosos; es importante que sean los más detallados posible.
Para cuestionar los pensamientos catastróficos, se debe suponer que lo peor que se teme es cierto y luego evaluar si realmente sería tan malo como parece.
En vez de centrarse todo el tiempo en las consecuencias negativas de ciertos eventos ( por ejemplo, infarto de corazón) hay que generar soluciones en el caso improbable de que ocurran. Es muy útil generar tantas interpretaciones alternativas como pueda a la peor consecuencia temida: por ejemplo, explicaciones alternativas a que se va a tener un infarto porque el corazón va muy acelerado son que se está muy nervioso por algo, que se ha tomado un café o que se ha hecho ejercicio.
No se trata de ver algo negativo como poco importante o neutral sino evaluar su impacto real, pero de manera realista y racional.

• EXPOSICIÓN A LA PREOCUPACIÓN
Incluye varios pasos:
1. Identificar dos o tres áreas principales de preocupación y ordenarlas por la que menos ansiedad genera.
2. Entrenarse en imaginación, con escenas agradables ( un prado, playa…)
3. Imaginar la primera área de preocupación concentrándose en los pensamientos ansiógenos mientras se trata de imaginar la peor consecuencia temida que se le ocurra de esa área de preocupación. Ejemplo: un paciente que se preocupa cuando su pareja llega tarde del trabajo puede imaginárselo inconsciente y desplomado sobre el volante del coche.
4. Después de imaginar lo anterior, se vuelven a revocar los pensamientos e imágenes, y mantenerlos en la cabeza durante 25-30 minutos. Es recomendable anotar la calificación de la ansiedad, cada 5 minutos por ejemplo, para comprobar si ésta se va reduciendo, y si no es así, para detectar  posibles problemas.
5. Pasado el tiempo anterior, generar alternativas tantas como se pueda a la peor consecuencia temida. En el ejemplo anterior: La pareja que se retrasa puede pensar en las siguientes alternativas: imprevisto de trabajo, entretenerse a hablar con alguien, atasco de tráfico, pequeño choque con el coche o parar a comprar algo. Esta generación  de alternativas puede hacerse sólo verbalmente o también en la imaginación.
Al finalizar la generación de alternativas, es conveniente completar un registro con los siguientes datos: tiempo de inicio y terminación, síntomas durante la exposición, contenido de la preocupación, peor consecuencia temida, ansiedad experimentada del 0-8, nivel de imaginación la facilidad con la que se imaginó (0-8), las alternativas y el nivel de ansiedad y de imaginación tras generar las alternativas.
Cuando el nivel de ansiedad esté de 0-2 se puede pasar a la siguiente área.
La exposición tal cual explicada, es recomendada para preocupaciones relacionadas a acontecimientos inmodificables o muy improbables. Para el resto, se aconseja la resolución de problemas.

•  RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS
Esta técnica facilita la identificación de soluciones para problemas existentes y favorece que los clientes piensen de forma diferente sobre situaciones de su vida (en vez de preocuparse exclusivamente) de modo que se promueve la adopción de perspectivas más realistas y menos catastróficas.
Hay dos dificultades a la hora de solucionar un problema: el verlo en términos generales, vagos y catastróficos y no generar posibles soluciones.
1º Definir problema en términos específicos y descomponerlos en partes pequeñas y manejables.
2º Torbellino de ideas y evaluación de las distintas soluciones.
3º Comparar cada una y ver cuál tiene más ventajas.